sábado, 9 de abril de 2011

Liposucción, lipoescultura y lipoinyección



La lipoescultura se define como la cirugía de remodelado corporal que se realiza a través de la liposucción y, en algunos casos, lipoinyección. La liposucción consiste en la extracción de los depósitos de tejido graso que deforman determinadas zonas del cuerpo incluyendo abdomen, cintura, espalda, muslos, brazos, caderas, cuello, etc. Para realizar la liposucción el cirujano plástico utiliza cánulas de aspiración, las cuales se introducen a través de incisiones mínimas.
La liposucción puede realizarse en combinación con otras cirugías como dermolipectomía abdominal, reafirmación facial (liposucción de papada) y mastoplastia (liposucción de las áreas circundantes de la mama para definir su forma).
La liposucción esa indicada en aquellas personas que tengan acúmulos de grasa localizadas y en pacientes que, a pesar de realizar dietas y ejercicios, no logran obtener la silueta deseada.
Es un mal concepto pensar que la liposucción es un procedimiento quirúrgico utilizado para adelgazar. Con la liposucción se logra disminuir tallas y mejorar el contorno corporal general.
La grasa obtenida de la liposucción se utiliza para inyectarla en otras partes del cuerpo del mismo paciente; a este procedimiento quirúrgico se le denomina lipoinyección. La lipoinyección se puede realizar en los glúteos (lipoinyección glútea), caderas y en pantorrillas para aumentar el volumen o darle una mejor forma al rellenar depresiones y/o asimetrías, e incluso, puede realizarse una lipoinyección de los surcos de la cara y del área de los párpados inferiores como alternativa de relleno en técnicas de rejuvenecimiento facial.
Los resultados estéticos de la lipoescultura son excelentes, logrando remodelar el cuerpo al remover la grasa de ciertas áreas e inyectándola donde sea necesario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada